El trabajo en equipo es la clave

El Dr. Volker Eisenmann trabaja en el área de negocios de Productos de Protección de Cultivos como responsable para los registros de los productos en América Latina. Para que el lanzamiento funcione sin obstáculos en los mercados, todos los empleados que interactúan a nivel internacional deben trabajar unidos. Es esencial el trabajo en equipo.

“Muchas veces participan nuestros colegas de Desarrollo de Negocios, que cuentan con una base científica y exponen resultados de estudios.”

“Muchas veces participan nuestros colegas de Desarrollo de Negocios, que cuentan con una base científica y exponen resultados de estudios.”

Dr. Volker Eisenmann

Antes de que salga al mercado un nuevo producto de Protección al Cultivo se deben adoptar determinadas medidas. Entonces es cuando entran en escena el Dr. Volker Eisenmann y su equipo: “Formamos grupos de proyecto que se reúnen periódicamente para revisar estudios, ensayos de campo y asuntos regulatorios vigentes”. Esto representa una parte elemental de su trabajo como jefe del Departamento de Asuntos Regulatorios para América Latina (Regulatory Affairs Latin America). Para él, se trata de un elemento habitual y vital de su trabajo. Él actúa como coordinador de proyectos en diferentes planes de desarrollo. “Cada uno aporta su contribución y las jerarquías pasan a un segundo plano”, recalca Volker.

Un grupo de trabajo generalmente se compone de cuatro a seis colegas. “Nos encontramos en muchos y variados entornos de grupo”, comenta Volker. “Frecuentemente están involucrados colegas de Desarrollo de Negocios; que cuentan con una formación científica y exponen resultados de estudios. Además, normalmente se unen al grupo representantes de Comercialización, los cuales se encargan de analizar aspectos relevantes de compra y venta”.

Volker encuentra emocionante el trabajo en equipo, especialmente cuando éste se extiende a escala intercontinental. Por ejemplo, él se encuentra diariamente en estrecho contacto con las sedes de HELM en América Latina. “En cada sede hay por lo menos una persona de contacto que es responsable para el registro de los productos”. Las comunicaciones generalmente son por correo electrónico o por teléfono, y a veces también por videoconferencia. Las visitas a las sedes también son parte de su trabajo y refuerzan el espíritu de equipo. “Todos simplemente unimos fuerzas,” dice Volker, encantado con el espíritu de equipo que prevalece.

“Cada uno hace su contribución.”